Aprende lo que es una anemia y cómo saber si tienes anemia

La anemia no es una enfermedad en sí misma ya que la anemia es curable, pero viene principalmente de una deficiencia nutricional. Sin embargo, puede ser un síntoma de otras enfermedades graves, por lo que el reconocimiento de los síntomas típicamente comunes de la anemia puede ser muy valioso detectarlos a tiempo.

En este artículo, aprenderás algo más sobre la anemia y algunos remedios caseros para la anemia invaluables para tratarla. Empecemos con una mirada más cercana a lo que realmente es la anemia.

 

Los Globulos Rojos

los globulos rojos

La anemia es una afección en la cual su número de glóbulos rojos es tan bajo que no se lleva suficiente oxígeno a todas las partes de su cuerpo. Imaginate que tu sangre es como un río y tienes que viajar en este río con unos barcos (los glóbulos rojos) y que transportas unos paquetes (el oxígeno), pero cada barco lleva sólo una cantidad específica de oxígeno y sino tienes suficientes barcos, es imposible entregar suficiente oxígeno y como resultado comenzarás a sentirte débil y cansado.

Subir por las escaleras puede dejarte sin aliento e incluso con un par de días de descanso no te ayudará a animarte a seguir adelante. Si todo esto es como describes cómo te sientes, consultalo con tu médico ya que es importante tomar medidas lo antes posible para curar la anemia cuanto antes y de esta forma asegurarte de que no hay una afección más grave.

 

Definición de la Anemia

 

Recuerda que tus glóbulos rojos son como los barcos que llevan el oxígeno a través de tu torrente sanguíneo para alimentar los tejidos como te explique anteriormente. La hemoglobina, el componente primario de los glóbulos rojos, es una molécula compleja y es el portador del oxígeno del glóbulo rojo.

El cuerpo trabaja muy duro para asegurarse de que produce suficientes glóbulos rojos para llevar con éxito el oxígeno y si hay demasiados glóbulos rojos pueden hacer que la sangre se espese demasiado. Los glóbulos rojos sólo viven entre 90 a 120 días. El hígado y el bazo se libran de las células viejas, aunque el hierro en las células se recicla y se envía de nuevo a la médula para producir nuevas células.

Si te diagnostican una anemia, por lo general significa que tu número de glóbulos rojos es anormalmente bajo, por lo que no puede llevar suficiente oxígeno a todas las partes de tu cuerpo.

También puede significar que hay una reducción en el contenido de hemoglobina de tus glóbulos rojos. La anemia es una afección, no es una enfermedad, pero puede ser un síntoma de una enfermedad más grave. Es por eso que siempre es importante consultarlo con tu médico si piensas que puedes estar anémico.

 

Tipos de Anemia

tipos de anemia

La anemia no es un término que abarca todo; Hay diferentes tipos de esta affeción. Algunos tipos raros son el resultado de un malfuncionamiento en el cuerpo, tal y como la destrucción temprana de los glóbulos rojos llamada anemia hemolítica o de un defecto estructural hereditario de los glóbulos rojos también conocida como la anemia de célula de hoz o de una inhabilidad de hacer o de usar la hemoglobina conocida como la anemia sideroblástica.

Las formas más comunes de anemia son el resultado de una deficiencia nutricional y a menudo pueden ser tratados con algunos remedios caseros para la anemia. Estos tipos de anemia comunes son:

 

La Anemia por una deficiencia de hierro

 

La anemia por una deficiencia de hierro ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro para producir la hemoglobina, causando que los glóbulos rojos se encojan y si no hay suficiente hemoglobina producida, los tejidos del cuerpo no consiguen el oxígeno que tanto necesitan.

El mayor riesgo de padecer una anemia ferropénica lo tienen los niños menores de tres años de edad y las mujeres premenopáusicas.

La mayoría de los niños pequeños simplemente no tienen suficiente hierro en sus dietas, mientras que en las mujeres que son premenopáusicas, los períodos menstruales pesados son la causa más común de una anemia por deficiencia de hierro.

Las mujeres embarazadas también pueden llegar a ser anémicas durante el embarazo ya que el volumen de la sangre de una mujer aumenta tres veces, impulsando las necesidades de hierro.

Contrariamente a la creencia popular, los hombres y las mujeres mayores no están en mayor riesgo de una anemia ferropénica. Si desarrollan esta afección, es lo más posible que el resultado final sea tener una úlcera.

 

La Anemia causada por una deficiencia de vitamina B12

 

La anemia por una deficiencia de hierro produce glóbulos rojos más pequeños de lo usual, pero una anemia por una deficiencia de vitamina B12 produce glóbulos rojos de gran tamaño. Esto hace más difícil para el cuerpo para llevar los glóbulos rojos a través de los vasos sanguineos y venas, es como tratar de exprimir una canica a través de una paja para que te hagas una idea.

Los glóbulos rojos deficientes de la vitamina B12 también tienden a morir más rápidamente que las células normales. La mayoría de las personas consumen al menos la cantidad mínima de vitaminas B12 que necesitan al consumir una dieta variada y saludable.

Si eres vegetariano o has limitado enormemente tu consumo de carne, leche y huevos por otras razones de la salud, es posible que no tengas suficiente vitaminas en tu alimentación.

Las personas mayores están en mayor riesgo de padecer una deficiencia de vitamina B12 ya que son más propensos a tener afecciones que afectan a la capacidad del cuerpo para absorber la vitamina B12.

Una extirpación quirúrgica del estómago o del intestino delgado, una gastritis atrófica que es una afección que hace que el revestimiento estomacal se enrarezca y los trastornos como con las personas que tengan la enfermedad de Crohn pueden obstaculizar a el cuerpo a absorber la vitamina B12.

Pero la causa más común de la anemia por una deficiencia de vitamina B12 es la falta de una proteína llamada factor intrínseco. El factor intrínseco es segregado normalmente por el estómago y su trabajo es ayudar a la vitamina B12.

Sin el factor intrínseco, la vitamina B12 que consumes en tu alimentación apenas flota hacia fuera como basura. En algunas personas, un defecto genético hace que el cuerpo deje de producir el factor intrínseco.

En otras personas, una reacción autoinmune hace que el cuerpo ataque erróneamente a las células gástricas que producen la proteína y esto da el resultado de una falta de la proteína factor intrínseco.

Una deficiencia de vitamina B12 que es causada por una carencia del factor intrínseco se denomina como anemia perniciosa. Las personas mayores están especialmente en riesgo ya que 1 de 100 personas mayores de 60 años de edad son diagnosticadas con esta anemia perniciosa.

La anemia perniciosa puede ser particularmente peligrosa porque causa problemas neurológicos como una dificultad para caminar, mala concentración, depresión, pérdida de la memoria e irritabilidad. Éstos problemas de salud se pueden invertir generalmente si la anemia se trata a tiempo.

Desafortunadamente, en el caso de una anemia perniciosa, el estómago no puede absorber la vitamina sin importar la cantidad de alimentos ricos en B12 que comes. El tratamiento requiere inyecciones de la vitamina B12 usualmente una vez al mes que evitan a el estómago y mandan la vitamina directamente a el torrente sanguíneo.

 

La Anemia por una deficiencia de ácido fólico

La Anemia por una deficiencia de ácido fólico

Una deficiencia de ácido fólico produce los mismos glóbulos rojos sobredimensionados que una deficiencia de vitamina B12. Una de las causas más comunes de una anemia por una deficiencia de ácido fólico es simplemente no tener suficiente ácido fólico en tu alimentación.

El cuerpo no almacena el ácido fólico durante largos periodos como lo hace con muchos otros nutrientes, así que si no estás recibiendo suficiente ácido fólico en tu alimentación, rápidamente se volverá deficiente. Las mujeres embarazadas corren un mayor riesgo de padecer anemia debido a que la necesidad de consumir ácido fólico aumenta en dos tercios durante el embarazo. La ingesta adecuada de ácido fólico es esencial desde el comienzo del embarazo porque protege contra los defectos espinales en el feto.

 

Los principales síntomas de la anemia

 

Las estadísticas muestran que aproximadamente el 7% de las mujeres padecen anemia sin saberlo. Los síntomas principales son la debilidad y la fatiga. Ya sabes ahora que la anemia significa que no tienes suficiente oxígeno en el torrente sanguíneo y sin este oxígeno no puede generar la energía que tu cuerpo requiere para realizar las tareas físicas diarias normales.

Por lo tanto, las tareas normales como llevar una bolsa de la compra que normalmente los harías sin ningún problema, notas que de repente puede causarte cansancio y unos sentimientos de debilidad si tienes anemia. La anemia también puede afectar tu estado de alerta, ya sea durante el trabajo o jugando con los niños por ejemplo.

 

Otros síntomas de la anemia pueden incluir

 

 

Remedios caseros para la anemia

 

Ciertos tipos de anemia que son causados por un mal funcionamiento del cuerpo requieren siempre el cuidado de un profesional de la salud como es tu médico, pero los causados por deficiencias alimenticias se pueden manejar generalmente con algunos remedios caseros para curar la anemia simples.

 

Una buena alimentación contra la Anemia

 

Tener una alimentación correcta puede ayudarte con casi todas las enfermedades y la anemia no es una excepción. Los alimentos ricos en hierro como las espinacas, el hígado y los garbanzos ayudarán a aquellos que padecen una anemia ferropénica y aquellos que carezcan de ácido fólico deben optar por verduras, nueces, semillas y hortalizas como la remolacha, coliflor, okra y apio.

La vitamina B12 puede ser un reto para los veganos, ya que proviene principalmente de mariscos y lácteos, pero también se puede encontrar en los cereales, la leche de soja y en bebidas energéticas fortificadas. Un batido hecho con una combinación de remolacha, miel y plátanos también ayudará a reponer las vitaminas y minerales vitales que pueden ayudarles a los que tienen anemia.

 

Prevención de la Anemia

La mejor defensa es una buena ofensa y evitar ciertos alimentos y sustancias ayudará a reducir las posibilidades de que una persona pueda desarrollar una anemia.

El té, el café, el vino tinto y los antiácidos por ejemplo reducen la capacidad del cuerpo de absorber el hierro y las cantidades excesivas podrían conducir al inicio de una anemia en aquellos que ya son susceptibles a esta afección.

 

Usa utensilios en tu cocina de hierro

 

Puede sonarte como una locura, pero la comida cocinada en ollas de hierro ha sido científicamente probado que aumenta el contenido de hierro en la sangre. También es recomendable comer un montón de alimentos que aumenten la capacidad del cuerpo para absorber el hierro, como son las frutas y las verduras.

 

El Sol

 

Tomar el sol incluso por un corto período de tiempo sin protector solar ayuda al cuerpo a producir glóbulos rojos y es también una buena manera de obtener otras vitaminas vitales como es la vitamina D.

 

Las Hierbas

 

Hay muchos remedios herbarios que pueden ayudarte con una anemia y la más bien conocida es la Raíz de muelle amarilla. Otras hierbas que son efectivas para tratar la anemia son la ortiga, la hoja de diente de León, la raíz de bardana, la genciana y la espirulina. Se pueden consumir en forma de cápsulas, como tintura o secas y espolvorear los polvos sobre las ensaladas.

Recuerda que la anemia no es técnicamente una enfermedad, sino más bien una afección que puede manifestarse como un resultado de varios factores diferentes.

Dependiendo de la razón de su aparición, la anemia puede a veces ser revertida usando remedios caseros para la anemia y la comida es más a menudo una de las medicinas de gran alcance para todos.

Una dieta y alimentación correcta puede tener efectos casi mágicos en el cuerpo y muchas enfermedades crónicas y enfermedades incurables han sido tratadas utilizando el alimento y los ingredientes correctos y con una variedad de remedios naturales.

 

Mis consejos

 

Aunque estar anémico no es una amenaza para tu vida en la mayoría de los casos, hay casos en los que una anemia podría estar relacionada con otras enfermedades más graves como puede ser la enfermedad de Crohn o el cáncer. Por lo tanto, siempre es recomendable que veas a tu médico para un chequeo.

Imágenes Créditos: Shutterstock